Title

Los Impact Awards vuelven a mostrar la razón de ser de Esker

20/06/2024
David Bollero

Este año la 9ª edición de los Esker Impact Awards viajó hasta Japón… temáticamente, claro, porque como viene siendo tradicional, Madrid y Barcelona acogieron las dos jornadas de reconocimiento a la labor de sus clientes. La edición en Barcelona sirvió, además, para la puesta de largo de David Andrés como nuevo Country Manager de Esker Ibérica, sustituyendo a Jesús Midón que ha pasado a asumir responsabilidades como nuevo Director de Alianzas Estratégicas de Esker para Europa y APAC. 

Con el espacio Ikono como anfitrión en ambas ciudades, la compañía volvió a hacer gala de su compromiso con el medio ambiente colaborando con la empresa Gravity Wave, que se vuelca en la retirada de los plásticos del mar, reciclando redes de pesca y transformándolas en objetos como trofeos o regalos de empresa (como algunos de los entregados en la fiesta). Con esa filosofía ya ha retirado del océano más de 630.000 kilos de plásticos en más de 80 puertos españoles.

Del mismo modo que a los responsables de Gravity Wave les gusta decir que “no solo somos una empresa, somos un movimiento con un propósito compartido”, Esker siente que su familia de clientes son también algo más que clientes. Este es el motivo por el que cada mes de junio llegan los Esker Impact Awards.

El cliente, razón de ser de Esker

Empapados de la filosofía nipona y en un ambiente distendido –hubo “premios” a los mejores disfraces y reparto de bubble teas y dorayakis-, la fiesta giró alrededor del concepto japonés de ikigai, que trata de encarnar la idea de la felicidad de vivir. Tal y como indicó la directora de Marketing de Esker, Coralie Marty, “ikigai es una de las principales claves para alcanzar la plenitud encontrando tu razón de ser, esa motivación que nos impulsa a actuar y a vivir”.

En esencia, Coralie Marty explicó que para encontrar el ikigai es preciso identificar el propósito de uno pensando en lo que ama, lo que se le da bien, aquello por lo cual pueden pagarle y aquello que el mundo (o su entorno) necesita”. Para Esker, su ikigai son sus clientes, ayudarles en sus procesos de transformación digital, acompañarlos en esa mejora diaria apoyándose en la tecnología.

Movido por este concepto japonés, perfectamente alineado con el espíritu de crecimiento de suma positiva de Esker, la compañía aspira a ayudar a sus clientes a buscar su ikigai, encontrar esa plenitud tan buscada. Y así se lo hizo saber durante el transcurso de estas dos veladas con aires orientales.

Pleno de proyectos innovadores

Cada año, no sólo las empresas sorprenden con sus iniciativas innovadoras y disruptivas apoyándose en las soluciones de Esker, sino también sus profesionales, que se implican y desarrollan proyectos transformadores. Precisamente apuntando a ese trabajo humano del día a día, este año, cada una de las ceremonias contó con algunas categorías de reconocimientos propias.

En Madrid, María Ángeles López de Laboratorios Normon, recibió la distinción Otsukaresama (¡Buen Trabajo!). El reconocimiento Yatte Minahare (¡A por ello!) recayó en la empresa Suntory Beverage & Food Spain. El modo en que el área de Customer Service subió al escenario gritando al unísono dio pistas de por qué en estos cinco años trabajando codo con codo con Esker han superado todos sus retos. En este mismo sentido, no sorprende que también fueran merecedoras de la distinción Natsukashi (Nostalgia) dos de sus empleadas, Patricia García y María José Ortiz, que hace unos meses descubrieron en un webinar el proyecto y al grupo humano que hay detrás de Customer Service en Suntory Beverage & Food Spain, inspirando a todo Esker.

José Manuel Rodríguez de Lactalis fue el encargado de recibir el reconocimiento Kokoro kubari (Cuidado) por el modo en que trabaja con su equipo, por su empatía y su espíritu integrador reconocido por sus propios compañeros, con los que ha conseguido alcanzar un 50% de pedidos automáticos en Lactalis Puleva.

La ceremonia de Barcelona, por su parte, dejó momentos tan especiales como la distinción Jidoka (Automatización con un toque humano) que se otorgó a Lindt por su proyecto global de automatización de diferentes procesos (pedidos, facturas de proveedores y cargos) que ha redundado en una mayor eficiencia y mejor servicio.

(Mejora continua) fue otra de las categorías de consideración y recayó en Ferrero, que en su incansable búsqueda de la optimización han conseguido incrementar el número de pedidos un 64% reduciendo el tiempo de validación a tan sólo 0,4 minutos. Por su parte, el reconocimiento Gaman (Perseverar) reconoció la labor de Europastry, que junto con el equipo de Esker han levantado un proyecto muy complejo que ya a día de hoy es uno de los que más facturas gestiona con Esker.

Daniel Martínez, de Roiback, se alzó con la distinción Koi No Yokan (Presentimiento de futura felicidad), tras haber conseguido reducir este año en un 50% el periodo medio de cobro (DSO) y ser pioneros en su sector a la hora de ofrecer un portal al cliente, hitos plasmados en el caso de éxito publicado.

Nuevos hitos de gestión

El trofeo Biggest Champion de este año, categoría que pone el acento en los grandes expertos de las soluciones de Esker y cómo les sacan el máximo partido, ha ido a parar a Erika Martínez de Monbake, a la que sus colegas describen como proactiva, entusiasta y comprometida, lo que le ha valido la valoración Mayime (Responsable, honesto).

El Premio al Best Partner (que lleva aparejado el reconocimiento Yoroshiku (Encantado de conocerte) ha sido para KPMG, mientras que el Advocate of the Year, al que acompaña la distinción Omoiyari (Consideración, empatía) ha recaído en Ángel Ventoso, Lactalis, por las facilidades que pone siempre a la hora de trabajar, comunicar, entenderse…; y en Carmen Cano de Accord, que en su afán por mejorar la satisfacción de los clientes nunca ha olvidado hacer piña con su equipo.

Los Premios Best Results que, lógicamente, se han renombrado como los Premios Ikigai, han reconocido este año la labor de Takeda, por haber alcanzado hitos como la automatización touchless del 50% de los pedidos con un tiempo medio de procesamientos de los pedidos de tan sólo 0,27 segundos; y a Boehringer Ingelheim, que en el 50% de pedidos que no se aprueban automáticamente más del 80% tiene cero cambios manuales.

La familia crece

Como en toda gran familia, hay benjamines y veteranos, algo que desde Esker también se quiso reconocer en las Fiestas de Clientes. Los nuevos miembros de la familia, los Pequeños Saltamontes, que decía el maestro de Kung Fu, son Laboratorio Stada, NH, KPMG y Urbaser, que emprenden una nueva etapa en la que Esker confía en ayudarles con su ikigai.

Por su parte, en el lado de los más veteranos, los Senseis de Esker, destacan empresas como Novartis,  Kern Pharma o Bel, que de ser early adopters hace más de una década se han convertido en referencias indiscutibles de las soluciones de Esker.

Los Esker Impact Awards son más que unos premios, constituyen un punto de encuentro único, relajado en el que convergen las razones de ser de proveedor, clientes y equipos. Tal y como indicó Coralie Marty a los clientes que se dieron cita en los eventos, “Esker pretende ayudarte a buscar tu ikigai para que te sientas bien, uniendo la calidad de tu trabajo con lo que tu empresa necesita, y disfrutando de lo que haces”, tanto como Esker disfruta en ese acompañamiento.

Author Bio

David Bollero

David es periodista y lleva desde finales de los años 90 escribiendo sobre ciencia y tecnología para diversas publicaciones. Durante este tiempo, ha podido ver de primera mano la evolución del impacto de los avances en la sociedad. Convencido de que más crucial si cabe que la tecnología en sí es el uso que se hace de ésta, trata de poner su punto de mira en esa dirección.

Spanish
Author Photo: 
Top